Seguir por correo electrónico

.

miércoles, 26 de febrero de 2014

La ardilla envidiosa

En un lejano bosque, entre las ramas de un frondoso árbol se divertían dos ardillas haciendo acrobacia.

Cada una vivía en su madriguera, pero Anita deseaba la madriguera de Lolita porque tenía dos nidos: uno para cubrirse en el invierno y otro para refrescarse en el verano.

También envidiaba la habilidad que tenia Lolita para trabajar ya que siempre encontraba suficientes alimentos para almacenarlos para el invierno.

Su envidia llegó hasta tal punto, que se le olvidó que ella tenía las mismas habilidades para competir y destacarse como su amiga. 

Una mañana al levantarse descubrió que su estatura había disminuido de tal manera que se había quedado muy pequeñita. Preocupada, decidió visitar a una marmota y le comentó lo que le había pasado, ésta la escuchó atentamente y le respondió:

_ La envidia es un síntoma de pequeñez; pero el amor al prójimo y la humildad pueden hacer que vuelvas a crecer.

La ardilla Anita  no le dio importancia al consejo de la marmota y muy molesta se fue a su madriguera quedándose  pequeñita para siempre.
Autora: María Abreu

Es cierto que al necio lo mata la ira, y al codicioso lo consume la envidia. (Job 5:2)





← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

v

Cuentos por categorías

Seguidores

Visita feliz