Seguir por correo electrónico

.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Un barco para dormir sin preocupaciones


Un grupo de animalitos se cepillan los dientes, se ponen el pijama y en fila entran en un barco donde acostumbran a dormir.

En el barco, mecido por las olas, duermen tranquilos como si estuvieran en una cuna.

Acunados por las olas, su estado de relajación es tan placentero que cuando alguna preocupación quiere llegar a sus mentes, las dejan pasar como si fueran olas pasajeras sin detenerse en ellas…

PD: Este cuento corto ayuda a que los niños duerman con ternura y sin preocupaciones.

Autora: María Abreu

Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque sólo tú, mi Dios, me das tranquilidad. (Salmos 4:8)




domingo, 20 de noviembre de 2016

La figura siniestra


Un hombre siniestro fuma un cigarro y exhala una columna de humo en la penumbra. Impaciente espera a un angelito de la oscuridad que llega nervioso expresando:

_ ¡Buenas noches amo!

El hombre siniestro abre la boca, deja escapar una nube de humo y reclama:

_ Mmmm…_ casi llegas tarde.

El angelito de la oscuridad afirma con la cabeza y luego confiesa:

_ ¡Amo, necesito tu ayuda!

_ ¿En qué puedo ayudarte?_ pregunta el hombre siniestro con voz rasgada.

_ Es que he visto que las personas tienen sueños en la vida, trabajan para hacerlo realidad y luego tienen éxito. Eso me da envidia, no quiero que sean felices amo.

Al escuchar estas palabras, el hombre siniestro escupe una columna de humo y empuña un cofre tenebroso.  Luego lo abre y muestra un arma potente y poderosa.

_ ¿Amo, qué es eso?

_ “El desánimo” _ responde la figura siniestra con voz retumbante.

_ ¿Por qué el desánimo amo?_ consulta el angelito de la oscuridad con voz baja.

_Porque el desánimo roba la fuerza y la autoestima. Y puede llevar a la depresión_ revela la figura siniestra.

_ ¡Ah! Entonces el desánimo es lo que hace que las personas abandonen sus sueños.

La figura siniestra asiente con la cabeza…, luego le entrega el arma al angelito de la oscuridad indicándole hacia dónde tiene que volar.

Ardiendo de envidia el angelito de la oscuridad comienza a volar sobre las personas que quieren lograr sueños.

Cuando estos sueños se elevan altos, el angelito de la oscuridad se pone muy furioso y lanza el dardo del desánimo atrapando los sueños por colores, formas y tamaños…

Amiguito, cuál de estas dos acciones elegirías para rescatar tu sueño:

¿Te levantarías con todas tus fuerzas y lucharías por tus sueños?  ¿U orarías a Jesús para que te dé fuerzas y destruya al angelito de la oscuridad?

PD: No dejes que nadie atrape tus sueños, porque en ellos puedes encontrar tu destino.

Autora: María Abreu

Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo. (Isaías 41: 13)






miércoles, 16 de noviembre de 2016

BUENAS NOCHES NUBE BLANCA


Un conjunto de pensamientos e ideas impiden que Sofía pueda conciliar el sueño. Da vueltas y vueltas en la cama, pero no puede dormir.

Cuando Sofía despeja su mente…, lentamente comienza a llegar una nube blanca que entra en su cabeza y va borrando las ideas de colores hasta dejarle la mente en blanco.

Con la mente despejada Sofía va entrando en un estado de relajación… En cada respirar  siente que flota y desciende quedando serenamente dormida en una nube blanca…

PD: Este cuento corto ayuda a controlar la agitada mente de los niños para que tengan un tranquilo sueño.

Autora: María Abreu



Leer el cuento en inglés: Good night white cloud

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado. (Salmos 4:8)




viernes, 11 de noviembre de 2016

LO QUE NOS DA VALOR


Una botella de cristal que antes estaba llena de agua de pronto se encontró vacía dentro del cubo de la basura. Allí dentro, se topó con una hoja de papel y después de mirarla por un momento se presentó:

_ ¡Hola, mi nombre es Margarita!

_ ¡Encantada, el mío es Blanquita!_ Expresó la hoja de papel.

La botella de cristal estaba vacía y la hoja de papel estaba manchada y arrugada. Ambas se sentían con la vida en un hilo dentro del cubo de la basura. De repente…, una voz rompió el silencio.

_ ¡Hijo, tienes que aprender a reciclar, no puedes echar la botella y el papel en un mismo cubo! ¡Hay que separarlas!

_ ¡No por favor, nos van a separar! ¿Qué harán con nosotras? _ preguntó la botella de cristal.

_ ¡Tranquila, he escuchado que nos van a reciclar!_ explicó la hoja de papel.

_ ¿Nos van a matar?_ indagó la botella de cristal muy asustada.

_ Simplemente nos van a reciclar. Es como… someternos a un tratamiento para darnos una segunda vida con el mismo uso o con otro distinto.

En ese mismo instante la conversación fue interrumpida por la mano de un niño que metió la mano en el cubo y separó la botella de la hoja de papel. Al verse separadas ambas se sintieron tristes pensando que nunca más se volverían a ver.

Pasado un tiempo, un joven colocó una botella de vino sobre una mesa, luego puso una rosas, y finalmente una hoja de papel al lado de la botella de vino.

_ ¡No me lo puedo creer! ¡Eres Blanquita, la hoja de papel que estaba conmigo dentro del cubo de basura!_ clamó la botella de cristal muy emocionada.

_ ¡Y tú eres Margarita la botella de cristal!  ¡Te han dado una nueva forma, ahora eres una botella de vino!_ exclamó la hoja de papel.

De repente el joven se sienta en la mesa, se toma un trago de vino de la botella y luego saca una pluma de tinta negra y comienza a escribir sobre la hoja de papel.

_ ¡No…, no permitas que te manchen con palabras…!_ gritó la botella de vino.

_ ¡Margarita, debes aprender que… Lo que nos da valor es lo que llevamos dentro! _ exteriorizó la hoja de papel.

Autora: María Abreu


Así como en el agua se refleja el rostro, también en el corazón se refleja el hombre. (Proverbios 27:19) 




jueves, 10 de noviembre de 2016

El canto del ruiseñor


Con los primeros rayos del sol, todas las aves se despertaron a saludar la aurora. De pronto…, una melodía las hace sentirse confundidas.

Con voz suave y sostenida, un ruiseñor canta su gran nota musical. Algunas aves callan escondidas entre las hojas de los árboles y otras se quedan con el pico abierto.

Curiosas, intentan descubrir quién es capaz de cantar con tanta riqueza musical.

_ ¡¡Choki-chokichoki…!!_ entonaba el ruiseñor.

 _ ¡Ese tono es rápido y alto! _murmura un jilguero.

_ ¡¡Píu-píupíu…!!_ cantaba de nuevo el ruiseñor.

_ ¡Y esa otra entonación es aguda y altísima!_ susurra un petirrojo.

Las aves curiosas iniciaron su aleteo y salieron de entre los árboles para descubrir quién era que cantaba con tanta majestuosidad. Hasta que descubrieron al ruiseñor gorjeando posado sobre una rama. Algunas quedaron admiradas y otras envidiosas.

En fin, y es que el arte no deja a nadie indiferente…

Autora: María Abreu

"A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños." Daniel 1:17




lunes, 7 de noviembre de 2016

El pececito que no sabía reciclar


En las profundidades del mar, dentro de un palacio de cristal vive el pececito Ramoncito.

Dentro del palacio hay un bello jardín donde a Ramoncito le encanta divertirse subiéndose en las flores marinas para mecerse al compás del agua.

Bueno, como Ramoncito es un pececito alegre que le gusta divertirse se le ocurrió la idea de celebrar su cumpleaño por todo lo alto. Así que invitó a todos sus amiguitos.

De mañana muy temprano llegaron los peces globos para decorar el palacio, los peces payasos para animar la fiesta, las estrellas marinas y la medusa arcoíris para alumbrar la oscuridad.

Luego comenzó la fiesta y los invitados que vivían muy lejos llegaron montados a lomos de caballitos de mar. Todos bebían, reían, compartían y finalmente se comieron la gigantesca tarta con forma de tiburón.

Muy tarde al anochecer los animales acuáticos se marcharon del palacio y el pulpo Enriqueto decidió quedarse a ayudar a Ramoncito a limpiar el palacio.

_ ¡Manos a la obra!_ gritó el pececito Ramoncito mientras limpiaba.

Sin embargo el pulpo Enriqueto se quedó boquiabierto cuando vio que Ramoncito echaba el papel, los plásticos y los vidrios en una misma bolsa. Y después de observar unos minutos se acercó explicando:

_ ¡Ramoncito es muy importante aprender a reciclar!

_ ¿Por qué? _ preguntó Ramoncito.

_ ¡Porque cuando reciclas permitirás que esos objetos puedan volver a ser reutilizados!_ explicó el pulpo Enriqueto.

_ ¿Reutilizados cómo? _ curioseó Ramoncito.

_ ¡Es como darle una segunda vida con el mismo uso u otro diferente!_ explicó el pulpo Enriqueto.

Dicho esto el pulpo Enriqueto apartó tres pequeños contenedores: uno de color azul para el papel y el cartón, otro de color amarillo para los plásticos y otro de color verde para los vidrios.

Con estos bonitos colores el pececito Ramoncito aprendió a reciclar echando cada objeto en su lugar correspondiente.

Y como ya había dicho antes que al pececito Ramoncito le gustaba divertirse,  pues decidió organizar otra fiesta llamada: La fiesta del reciclaje

En esta fiesta todos aprendieron a reciclar de una manera muy divertida.

Autora: María Abreu

Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve. (Salmo 51: 7)






miércoles, 2 de noviembre de 2016

El mono albino, atención a la diversidad de razas


En una extensa selva vivía el mono Copito. Era divertido y simpático. Y a pesar de que era un mono amigable los demás animales de la selva lo miraban con temor y desconfianza.

Copito era un mono albino, todo su pelaje era blanco como la nieve e incluso sus pestañas eran blancas. Este color le hacía ser diferente a los demás monos negros de la selva.

Cuando las aves veían a Copito trepar por los árboles agitaban sus alas y rápidamente volaban. Otras gorjeaban con voz temblorosa de miedo.

Todo este rechazo le estaba borrando la sonrisa a Copito y tristemente se colgó de una rama y comenzó a llorar. Su madre al verlo en la rama se acercó y tocándole el hombro comenzó a explicarle:

_ Copito, todos tenemos un color diferente, unos más claros, otros más oscuros. Pero lo que realmente importa son los sentimientos que llevamos dentro.

Con este consejo el mono Copito saltó al suelo jugando y saltando muy animado. Sin embargo, los animales tenían miedo de jugar con él porque nunca habían visto un mono albino.

Una noche Copito decidió caminar por la selva en busca de jugosas frutas caídas al suelo.  Un león que estaba al acecho de una presa al ver la figura blanca de Copito en medio de la noche gritó:

_ ¡Un fantasma, un fantasma!

Dicho esto el león salió corriendo tan deprisa que el viento le despeinó la melena. También Copito salió corriendo pensando que realmente había un fantasma hasta que minutos después se dio cuenta que quizás el león se había referido a él. Y una vez más se sintió rechazado.

A partir de todos estos acontecimientos Copito no quería salir de casa construida en un árbol. Estaba solo y triste sin tener con quien jugar. Mas la madre lo observaba intentando buscar una solución para que los animales entendieran la diversidad.

_ ¡Tengo un plan!_ suspiró la madre acordándose del cumpleaños de Copito.

Desde ese momento comenzó a preparar la fiesta de cumpleaños de Copito. Invitó a las mariposas de diferentes colores, a las flores de diversas tonalidades, convenció a las aves de distintos colores y finalmente a los animales de diferentes razas.

El día del cumpleaños de Copito había llegado y la madre lo llevó al lugar más llano de la selva donde le tenía preparada la sorpresa de cumpleaños con una rica tarta de fresas.

Cuando todos los invitados llegaron la madre de Copito puso música y comenzó a cantar con las aves:

Yo estoy encantado, de ser negrito

Yo estoy encantado, de ser blanquito

Alto, bajito, gordito y flaquito, saltamos

//Ser diferente es bueno y nos amamos//

En ese instante, Copito saltó desde una rama y con una gran sonrisa comenzó a bailar. Los invitados sólo observaban hasta que se animaron a bailar con Copito haciendo amistades entre todos y claro… comiendo la rica tarta de fresas.

Finalmente descubrieron que la diversión es la distancia más corta para unir la diversidad de razas.

Autora: María Abreu

Siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor. (Efesios 4:2)




← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

v

Cuentos por categorías

Páginas vistas en total

Seguidores

Visita feliz