Seguir por correo electrónico

.

miércoles, 1 de mayo de 2019

La niña que no se concentraba – Cuento para reflexionar


Juanita se quejaba de que no podía concentrarse para realizar sus deberes porque un vaivén de pensamientos no se lo permitía: pensaba en los amigos, en ver la tele, en jugar, en chuches, en imágenes...

Por todo ello habló de esto con su madre diciéndole:

Mami no puedo concentrarme porque los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar. Cuando se van unos llegan otros y mi mente se queda confusa.

La madre se acerca y le explica:

_ Agarra esa escoba y sostenla.

Después de unos minutos la madre le dice:

_ Ahora suéltala y dime qué ha pasado.

_ La escoba ha caído al suelo _ señaló Juanita.

Entonces la madre explica:

_ ¡Tú controlas tus pensamientos, no tus pensamientos a ti!


Autora: María Abreu


Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados. ( Proverbios 16: 3)




martes, 12 de febrero de 2019

CUANDO ME ENOJO

Hoy me he ido de compra con mi madre a la tienda de juguetes. Le he pedido que me compre un juguete que me gusta mucho pero ella me ha dicho que el dinero no le alcanza para comprarlo.

Yo me enojé mucho, la cara se me puso roja, empecé a patalear y con la frente arrugada me puse a gritar:

- ¡Comprámelo mamá , lo quiero ahora!

Mi mamá se me acercó intentando explicarme algo, pero yo crucé los brazos y me fui a un rincón de la tienda con la cara muy fea y arrugada.

Pero aún así mi mamá se me acercó sin perder la calma y con mucha ternura me explicó:

_ Sé que te sientes frustrado porque no te puedo comprar el juguete deseado, pero no por eso debes enfadarte y gritar para expresar lo que sientes.

Luego de haberme dicho esto mi mamá me dio un abrazo y negociamos una solución para comprar el juguete.

Me habló del valor del ahorro y me compró una hucha con forma de cerdito para que aprendiera a ahorrar.

Lo cierto es que al final pude ahorrarme el dinero y comprarme el juguete que tanto me gustaba. Gracias a que mi mamá me enseñó a dominar mis emociones y a tener paciencia.


Autora: María Abreu


Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad. (Proverbios 16: 32)



← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Cuentos por categorías

m

Visita feliz