Seguir por correo electrónico

.

miércoles, 26 de febrero de 2014

EL PRÍNCIPE Y LA ROSA ROJA

Había una vez un joven  príncipe que era muy gruñón, gritaba e insultaba a las personas,  por tanto tenía pocos amigos.

Una noche, cuando estaba solo en su habitación, se le apareció un hombre sabio y le entregó unas semillas diciéndole:

_ En tus manos entrego estas semillas, tú eres el responsable de saber qué quieres sembrar en tu vida. 

El príncipe gruñón, muy sorprendido, abrió las manos, empuñó las semillas y minutos después, se quedó dormido.

Al día siguiente se le ocurrió la idea de aprovechar el comienzo de la primavera, se fue al jardín del palacio y  sembró las semillas.

Pasaron unos días  y en su jardín  comenzaron a crecer unas rosas feas y sin olor fragante.

El príncipe gruñón vio que las rosas de su jardín eran marchitas y pensó  que la culpa la tenía  el hombre sabio por no haberle entregado las buenas semillas. Así que siguió con su mala conducta y con su egocentrismo. 

Una tarde, caminaba por la calle de la ciudad y le llamaba la atención que la mayoría de las rosas que veía eran de lindos colores y de fragantes olores.

Entonces se marchó al castillo y entró en su habitación muy pensativo. Minutos después se le apareció nuevamente el hombre sabio diciéndole:

_ ¡Tu corazón es un jardín y es ahí donde debes decidir cuáles son las cosas que quieres sembrar!

El príncipe gruñón reflexionó toda la noche  con las palabras del hombre sabio. Así que al día siguiente comenzó a ser amable con los demás, a ayudar a las personas y a tratarlas con amor.

Una mañana  entró a su jardín y sorpresivamente descubrió  que todas las rosas estaban muy coloridas y destilaban un olor muy agradable.

Sonriendo de felicidad comenzó a caminar hacia ellas; pero vio algo extraño, una hermosa rosa roja temblaba de frío por las gotitas de aguas del rocío de la mañana, entones se acercó y la abrigó con sus manos.

En ese instante la rosa roja se convirtió en una hermosa mujer. El príncipe muy feliz  la abrazó, se enamoraron y después de un tiempo se casaron y fueron muy felices.
 
Al final el príncipe comprendió que es mejor sembrar cosas bonitas en el jardín del corazón.

Autora: María Abreu

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. (Proverbios 4:23)

Leer el cuento: La mariposa que besaba las rosas



← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

2 comentarios:

  1. Esta Muy Esta Lindo Tu Cuento a La Vez POdemos Reflexinar SObre Las Cosas Que hemos Hecho!

    ResponderEliminar
  2. este tambien me ha gustado

    ResponderEliminar

Pon tus comentarios

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Cuentos por categorías

m

Visita feliz