Seguir por correo electrónico

.

lunes, 2 de octubre de 2017

EL GATO NEGRO

En una casa negra, con cama negra, armario negro, sofá negro y con su gato negro vive la bruja Maruja.

Como la casa es negra y todo lo que hay en ella es negro la bruja Maruja no distingue a su gato negro. ¿Entonces cómo lo encuentra? Pues la bruja Maruja le llama por su nombre y el gato negro llega a sus pies maullando.

¡Miauuu!  ¡Miauuu!


Pero no siempre el gato negro responde al llamado de la bruja Maruja. Muchas veces se queda escondido debajo de la cama negra, del sofá negro o dentro del armario negro.

Por eso la bruja Maruja para poder encontrarlo decide convertirlo en un gato rojo.

Pero el gato se enamoró del color rojo y se fue al jardín de flores rojas, mariposas rojas y con las mariquitas rojas jugaba al escondite…, y  la bruja no lo encontraba.

Muy enojada por el juego del gato la bruja Maruja decide convertirlo en un gato verde.

Al gato también le gustó el color verde y corrió entre la hierba verde, arbustos verdes y con los saltamontes verdes jugaba al escondite…, y la bruja no lo encontraba.

Agotandosele la paciencia la bruja Maruja lo convirtió en un gato amarillo.

De igual manera al gato le encantó el color amarillo y saltó hacia los girasoles amarillos, avispas amarillas y con los patitos amarillos jugaba al escondite…, y la bruja no lo encontraba.

La bruja Maruja entendió que al gato le encantaba jugar con los colores, por eso pintó su casa de colores llenándola de vida y alegría.

De ese modo el gato volvió a su casa pintada de colores y la bruja Maruja descubrió que también a ella le gustaba la vida llena de colores.

Autora: María Abreu

Dios nos pedirá cuentas de todas nuestras acciones, buenas o malas, aun de las que hayamos hecho en secreto. (Eclesiastés 12:14)


← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Cuentos por categorías

m

Visita feliz