Seguir por correo electrónico

.

miércoles, 21 de octubre de 2020

El conejito Fito no quiere dormir solo (Capítulo 5)

Dentro de su habitación, mamá coneja lee un cuento al conejito Fito antes de dormir. Al terminar de escucharlo, éste le dice:

_ No quiero dormir solo, la habitación está muy oscura.


 

En ese momento mamá coneja busca una luciérnaga y la pone al lado de la cama para que alumbre la habitación; pero el conejito Fito sigue insistiendo en que la habitación está muy oscura y que no quiere dormir solo.

...... ......

Entonces, mamá coneja lo acerca a la ventana de la habitación y comienza a mostrarle el cielo. Ella le explica:

_ Las estrellas parpadean porque tienen sueño. Y la luna deja su luz encendida para que nadie tenga miedo a la oscuridad.

Aprendiendo acerca de la belleza de la oscuridad, el conejito Fito se queda dormido muy a gustito y mamá coneja lo lleva a su cama.

 

Autora: María Abreu

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado. (Salmos 4: 8)



lunes, 12 de octubre de 2020

El conejito Fito se ha perdido (Capítulo 4)

El conejito Fito se ha perdido (Capítulo 4)

Una tarde de verano, mamá y papá conejo le dan permiso al conejito Fito, para que vaya a jugar al bosque, cerca de casa.

El conejito Fito, con su carita sonrojada le da las gracias antes de marcharse.

Al llegar al bosque, lo esperaban sus amigos el zorro y la liebre, bajo las sombras de unos pequeños arbustos.


 

Éstos desde que vieron llegar al conejito Fito se levantaron del suelo y empezaron a jugar al “pilla-pilla”.

Entre risas y saltos, uno intentaba pillar al otro. Sim embargo, las risas se le apagaron cuando el zorro y el conejito Fito de dieron cuenta de que la liebre corría mucho más rápido que ellos y no podían pillarla.

...... ......

Por ese motivo, cambiaron de juego y decidieron jugar a las escondidas.

Mientras la liebre contaba hasta diez con los ojos cerrados, el zorro y el conejito Fito corrían a toda prisa buscando un lugar donde ocultarse.

Escondido, dentro de una madriguera, al lado del tronco de un viejo árbol, el conejito Fito notó que el tiempo pasaba y nadie lo encontraba.

Empezó a asomar el morrito por el agujero de la madriguera, para ver si sus amigos estaban por ahí cerca y luego volvía y se escondía.

De esa manera, pasaban las horas, con el conejito Fito asomando el morrito por el agujero de la madriguera hasta que finalmente decidió salir de allí.

....... .....

Caminando paso a paso, miraba para todos los lados, y se dio cuenta de que estaba perdido. Quizás porque corrió a esconderse tan rápido que no se dio cuenta por dónde se había metido, ni cuán lejos estaba del lugar del juego.

Perdido y asustado, empezó a llorar llamando a su mamá, e intentaba buscar un camino que le condujera a casa.

De repente, a lo lejos, vio a un perro policía, que se acercaba preguntándole su nombre y la dirección de su casa.

Al conejito Fito le brillaron los ojos de alegría y sus mejillas se sonrojaron, porque se sabía muy bien la dirección de su casa. Recordó que su madre siempre le decía que debía aprendérsela por su un día se perdía.

Después de darle la dirección al perro policía éste lo llevó de regreso a casa.

Mamá y papá conejo lo recibieron con los brazos abiertos muy contentos y lo felicitaron por haber dado correctamente la dirección de su casa.

 También le aconsejaron, que debe mirar bien por donde anda, porque eso le ayudará a no volver a perderse.

Autora: María Abreu

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido (Lucas 19: 10)

 

 



domingo, 11 de octubre de 2020

Al conejito Fito se le cae su primer diente (Capítulo 3)

El conejito Fito, está jugando en el bosque corriendo detrás de las libélulas y de las mariposas.

Entre saltos y saltos intenta atraparlas. De pronto le suenan unos gases y se toca la barriguita con las dos manos porque siente hambre.


 

En ese momento deja de perseguir a las libélulas y a las mariposas para acercarse a un manzano.

Con un par de saltos intenta agarrar una manzana, pero se da cuenta de que no puede ni siquiera tocarla.

Por ello, decide agarrarse del tronco del manzano para trepar el árbol. Subido en el manzano el conejito Fito logra agarrar una manzana y le da un mordisquito.

Comiendo la manzana, el conejito Fito se da cuenta de que tiene un diente flojo y, siente que el diente baila cuando lo toca con un dedo.

.... ...

Baja del árbol de prisa, y cuando entra en su casita le explica a mamá coneja que tiene un diente flojo.

Mamá coneja, que estaba sentada en el sofá del salón viendo la tele, se levanta y se acerca a tocarle el diente al conejito Fito, y le explica que no tiene que tener miedo, porque es un diente de leche que tiene que caer, para que salga uno más fuerte.

El conejito Fito pone carita triste porque no quiere perder su diente.

Entonces mamá coneja le anima diciéndole que no debe ponerse triste, porque en el momento que su diente de leche se caiga debe colocarlo debajo de la almohada, para que en la noche el ratoncito Pérez se lleve el diente y a cambio de éste, le dejará un bonito regalo debajo de la almohada.

.... ...

Al escuchar lo del regalo, al conejito Fito se lo sonrojó la carita de felicidad y anhelaba con mucho entusiasmo que su diente de leche se le cayera.

Al poco rato, el conejito Fito se fue a jugar a su habitación y volvió corriendo donde mamá coneja con el diente de leche en la mano, porque se le había caído.

Mamá coneja con una dulce sonrisa le entregó un pequeño cofre, para que metiera el diente de leche y lo pusiera debajo de la almohada.

El conejito Fito, con ojitos brillosos, y carita sonrojada de felicidad, metió el diente de leche en el pequeño cofre y se fue saltado a guardarlo debajo de su almohada.

Al llegar la noche, el conejito Fito cenó puré de verduras y un, yogur natural de postre y luego se fue a dormir con su pijamita de rayas.

Acostado en su cama, con el diente debajo de la almohada, esperaba despierto hasta altas horas de la noche, que llegara el ratoncito Pérez. Pero las horas seguían pasando y el conejito Fito finalmente se quedó profundamente dormido.

A la mañana siguiente, unos rayitos de sol que entraron por la ventana de su habitación lo despertaron. El conejito Fito dio un salto, y con mucho entusiasmo buscó debajo de la almohada y encontró un bonito regalo que le había dejado el ratoncito Pérez a cambio de su diente de leche.

El conejito Fito estaba tan contento que se pasó todo el día jugando con su bonito regalo.

 

Autora: María Abreu

 

Y dijo: De cierto os digo, que, si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. (Mateo 18: 3)



El conejito Fito deja de usar pañales (Capítulo 2)

Mamá coneja está dando de comer puré de zanahorias al conejito Fito. De pronto se da cuenta de que éste empieza a empujar con la carita rojita de hacer tanta fuerza.

Mamá coneja lo lleva al inodoro, le quita el pañal y lo sienta para que haga caquita. Pero el conejito Fito se siente asustado y se pone a llorar pensando que el inodoro se lo va a tragar.


 

..... ....

Viendo los llantos del cojito Fito y la resistencia de no querer estar sentado en el inodoro mamá coneja no haya qué hacer para enseñar al conejito Fito a controlar sus esfínteres.

Hasta que se le ocurrió la idea de quitarlo del inodoro y sentarlo en un orinal. Ahí sentado, agarrado por su madre el conejito Fito no para de llorar porque aún está asustado.

En ese momento, mamá coneja lo levanta, le pone el pañal y le calma el llanto con mucho cariño. El conejito Fito hace caquita en el pañal y mamá coneja lo limpia con toallitas húmedas.

Al día siguiente mamá coneja le está danto yogur natural al conejito Fito. En ese momento se da cuenta de que el conejito Fito está haciendo fuerza con la carita roja de tanto empujar.

..... ....

Entonces mamá coneja lo lleva al baño y lo pone de pie frente al orinal y le explica que le quitará el pañal para que haga caquita, pero el conejito Fito se niega diciendo a todo que no.

Mamá coneja agarra a un oso de peluche y lo sienta en el orinal explicándole al conejito Fito que no debe tener miedo que, ahí estará cómodo como su oso de peluche.

Finalmente, el conejito Fito se sienta en el orinal y desde ese día dejó de hacer caquita en el pañal.

Autora: María Abreu

 

Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.  (Isaías 41: 13)



Nacimiento del conejito Fito (Capítulo 1)

En la habitación de una acogedora casita ubicada en las llanuras de un verde bosque nace el conejito Fito.

Mamá coneja lo envuelve en una mantita de algodón y empieza a darle leche de su pecho.


 

El conejito Fito, pequeñito y delicado se queda dormidito en brazos de mamá mientras es amamantado.

Luego se despierta y mamá coneja le pone un pañal de recién nacido y un pijamita de rayas.

Papá conejo se acerca y le da un beso a su pequeño conejito. A éste se le ruboriza la carita y abre sus ojitos marrones moviendo las patitas y las manitas.  

De esta manera nace el conejito Fito de ojitos marrones y blanquito como un copito de nieve.

 

Autora: María Abreu

 

...... .....

Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas

Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas. (Salmos 139:16)



miércoles, 2 de septiembre de 2020

miércoles, 19 de agosto de 2020

LA ARDILLITA QUE TENÍA MIEDO A LA OSCURIDAD

En una casita, construida en lo alto de un gran árbol, vive una pequeña ardillita con su mamá.

Mamá ardilla le dice a su ardillita, que es hora de dormir, y la acompaña a su habitación.

La pequeña ardilla le dice, que no quiere dormir sola, porque la habitación está muy oscura. Mamá ardilla le dice, que no debe tener miedo a la oscuridad y empieza a leerle un cuento, para que se duerma.

 

Pero la ardillita sigue insistiendo, que no quiere dormir sola, porque la habitación está muy oscura.

Entonces mamá ardilla, agarra a su pequeña ardilla, y la acerca a la ventana de la habitación. Desde ahí empieza a mostrarle el cielo.

Le explica, que las estrellas parpadean, porque tienen mucho sueño. Luego le dice que observe la luz de la luna por un momento…

...... ......

Segundos después mamá ardilla le explica, que la luna brilla en la noche para alumbrar a los niños, para que no tengan miedo a la oscuridad y puedan dormir tranquilos.

Finalmente, aprendiendo acerca de las luces de la noche, la pequeña ardilla se queda dormida en brazos de mamá.

Mamá ardilla la lleva a su cama y le deja una libélula encendida para que alumbre su habitación.

 Autora María Abreu

 

    “Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato.” (Proverbios 3:24)



viernes, 14 de agosto de 2020

El ratoncito Pérez está en cuarentena por el coronavirus

El niño Iván está sentado a la mesa cenando con sus padres. En el momento del postre Iván elige una manzana y al morderla se le cae un diente de leche.

_ Mira papá se me ha caído este diente de leche _ dice Iván con el diente en la mano.

 

El padre de Iván le mira y le felicita comentando:

_ Muy bien hijo, vamos a meter el diente en una pequeña cajita para que el ratoncito Pérez se lo lleve y te traiga un regalo.

A Iván le brillan los ojos de felicidad sólo de pensar que el ratoncito Pérez le traerá un regalo a cambio de su diente de leche, pero de pronto se siente preocupado y pregunta a su padre:

_ Quizás el ratoncito Pérez no me podrá traer el regalo esta noche.

_ ¿Por qué piensas eso hijo? _ preguntó el padre.

_ Por el coronavirus. Quizás le impedirán viajar por los contagios del coronavirus.

....... .....

_ Hijo, yo creo que el ratoncito Pérez vendrá. Ven, vamos a guardar tu diente en esta cajita y pongámoslo debajo de la almohada.

Iván guardó el diente de leche en la cajita que le había dado su padre, pero seguía muy preocupado.

De esa manera se fue a dormir y puso su cajita con el diente de leche debajo de la almohada.

Pasaban las horas e Iván ahí acostado no podía dormir pensando que el ratoncito Pérez no vendría a llevarse su diente por lo del coronavirus.

Daba vueltas y vueltas en su cama sin dejar de pensar hasta que finalmente se quedó profundamente dormido.

A la mañana siguiente los rayos del sol, que asomaban por la ventana de su habitación lo despertaron.

Entonces Iván se levantó de la cama y rápidamente levantó la almohada llevándose una grata sorpresa.

El ratoncito Pérez se había llevado el diente de leche y le había dejado un bonito regalo.

Iván se sintió tan feliz, que no paraba de dar saltos y pasó todo el día jugando con su bonito regalo.

 

 Autora María Abreu

 

Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.

Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. ( 1 Timoteo 6: 7-8)

 



jueves, 13 de agosto de 2020

El gatito que se contagió del coronavirus por no obedecer a su mamá

En un una acogedora casita ubicada en las llanuras de un pequeño bosque vive el gatito Nino.

Una tarde después de haber jugado en la patio de la casa, mamá gata llama al gatito Nino para comer y le dice que debe lavarse las manos para que no se contamine del coronavirus.

El gatito Nino tenía tanta hambre que no obedece a mamá gata y rápidamente se sienta a la mesa y empieza a comer un rico pescado al horno

.

...... .....

El pescado esta tan rico que el gatito Nino no para de lamerse los dedos sin haberse lavado las manos.

Después de haber terminado de comer al gatito Nino empieza a entrarle el sueño de la siesta.

Con tanto sueño empieza a tocarse los ojos, la nariz y la boca entre bostezos. Así que se levanta de la mesa y se va a dormir.

Horas después se levanta de la cama y va dónde mamá gata que estaba sentada en el salón viendo la tele y le dice que se siente mal.

Mamá gata nota que el gatito Nino tiene fiebre, tos seca y cansancio. Y por ello sospecha que el gatito Nino se ha contagiado del coronavirus.

Mamá gata llama al hospital y se llevan al gatito Nino para ponerle un tratamiento.

Pasados unos días el gatito Nino se curó del coronavirus y le dieron el alta médica.

 Cuando el gatito Niño llegó a casa miró a mamá gata a los ojos y le dijo:

_ Mamá, a partir de hoy te obedeceré siempre y me lavaré las manos todas las veces que sea necesario.

Mamá gata con mucha ternura abrazó a su pequeño gatito y le dio un beso.

Desde ese día el gatito Nino aprendió a lavarse las manos y a ser más higiénico.

 

Autora: María Abreu

 

Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre.

(Proverbios 6:20)



viernes, 31 de julio de 2020

EL PRINCIPIO DE LA SABIDURÍA

Con la vista muy atenta Matías miraba a aquel pintor maestro trazando con precisión su majestuoso dibujo.

_ ¡Estos trazos son una obra maestra! – decía el maestro dibujando sobre el papel.


El discípulo miraba atentamente sin mediar palabra porque no salía de su asombro mirando el dibujo del maestro.

Sin apartar la vista del lienzo el maestro preguntó al discípulo:

_ ¿Qué te parece el dibujo?

_ ¡Impresionante! _ respondió el discípulo.

_ ¡Mmm! ¿Sabes cuál es el primer principio? _ preguntó el maestro.

El discípulo creyendo que tenía una vista fina para apreciar un buen principio respondió:

_ ¡Unos trazos firmes, fuera de lo común!

_ ¿Ese es el primer principio? _ preguntó el maestro con la mente libre de distracciones.

Acto seguido comenzó a escribir con tinta sobre el papel:

....... ......

_ El primer principio es buscar y servir a Dios con reverencia.  Esa reverencia te hace ser sabio, porque no hay sabiduría, no hay consejo por encima de Dios.

 

Autora: María Abreu

 

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. (Proverbios 1:7)

 

Amiguito, amiguita en este versículo la palabra temor no se refiere a miedo, sino que para ser sabio e inteligente debes servirle a Dios en obediencia. Porque Dios es quien da la sabiduría.

....... ......

 

.


 



Nerea e Isabela no quieren compartir

En una casita muy bonita vivían Nerea, Isabela, y Alicia. Sus padres acababan de comprarles muchos juguetes para que jugaran compartiéndolos entre sí.

Fue tanta la alegría que sintieron Nerea e Isabela que decidieron ponerse a jugar de inmediato en la habitación.


Entre sus juguetes tenían muñecas, instrumentos musicales, cochecitos, juego de cocinas, juguetes de enfermera y diferentes puzles.

....... .......

Mientras jugaban y se divertían se dieron cuenta de que Alicia, su hermana menor de cuatro años, le costaba entender algunos juegos, por eso Nerea e Isabela empezaban a perder la paciencia porque quería disfrutar de todos los juguetes casi a la vez. Y a Nerea se le ocurrió una idea para mantener a su hermana pequeña alejada de los juguetes, así que se le acercó para hacerle la siguiente propuesta:

_ ¿Alicia qué te parece si jugamos contigo a que estás enferma?

_ ¡Sí, juguemos a eso! _ respondió la pequeña Alicia sin darse cuenta de que ese juego era la manera de aislarla de los juguetes.

_ Ven acuéstate en esta cama, te pondré una mantita y un termómetro en la boca. Recuerda que no te puedes levantar porque estás enfermita_ agregó Isabela.

...... ......

Con Alicia enfermita en la cama, Nerea e Isabela disfrutaban a tope con todos los juguetes de la habitación. Se disfrazaban de enfermera, hacían conciertos con los instrumentos musicales, jugaban y armaban puzles…

 Minutos después, la madre entró a la habitación y vio a la pequeña Alicia en la cama mientras Nerea e Isabela disfrutaban con los juguetes.

 Inmediatamente la madre comprendió lo que estaba pasando, por ese motivo sin decir media palabra se fue a la cocina y de allí trajo un buen trozo de tarta de chocolate

Se acercó a la cama y empezó a darle el rico trozo de tarta de chocolate a la pequeña Alicia.

Cuando Nerea e Isabela le pidieron un poco, pero la madre se negó diciendo:

_ Esta tarta de chocolate es sólo para Alicia porque a los enfermos hay que tratarlos bien para que cojan fuerzas y tengan una pronta recuperación.

 Luego la madre se levantó y volvió a la cocina. Esta vez trajo un rico batido de frutas y también se lo dio a la pequeña Alicia.

Nerea e Isabel al ver esto reflexionaron y le dijeron a su pequeña hermana que se levantara de la cama que ya estaba sana y que podía jugar con ellas.

 Luego se acercaron a su madre pidiéndole que les diera un trozo de la tarta de chocolate. La madre les dijo que se los daría pero que primero debía saber la importancia de compartir.

_ ¿Cuál es la importancia de compartir mamá? _ preguntó Isabela.

_ Es importante compartir porque cuando lo haces aprendes a ser generoso, a ser justo, y aprendes a ser un buen amigo _ explicó la madre.

 

 

 Autora: María Abreu

 

El que da al pobre no pasará necesidad, pero el que cierra sus ojos tendrá muchas maldiciones. (Proverbios 28: 27)



EL NIÑO QUE NO SABÍA AHORRAR – Cuento corto

Con la vista muy atenta Miqueas miraba un osito de peluche en el escaparate de la tienda de juguetes.

 

_ ¡Mami cómprame ese peluche! _ ordenó Miqueas con apenas 6 años de edad.

 

_ Hijo te he dicho que no hay dinero suficiente para comprar ese peluche – explicó la madre.

 

_ ¡Sí, cómpramelo, lo quiero ahora! _ vociferó Miqueas dando pataletas.

 

_ ¡Te he explicado que no tenemos dinero suficiente! _ dijo la madre agarrándolo de las manos para llevárselo de regreso a casa.

 

Ya en casa Miqueas entre llantos continuaba diciéndole a su madre que quería ese osito de peluche para dormir con él.

 

Al escuchar esto, la madre con mucha ternura se sentó en el sofá con Miqueas y le explicó:

 

...... .....

_ Te regalaré una hucha para que ahorres dinero y te lo puedas comprar.

 

_ Pero… ¿Cómo puedo ahorrar mamá? _ preguntó Miqueas con cierta preocupación.

 

...... ....

_ Primero tienes que aprender a dividir el dinero que te dan tus papás. De ahí, gasta 50 céntimos para chuches y ahorra 50 céntimos para la hucha. A todo esto, se le llama ingresos, gastos y ahorros_ explicó la madre.

 

_ ¡De acuerdo mamá! ­_ expresó Miqueas muy contento porque por primera vez iba a aprender a ahorrar.

 

Segundos después fue a su habitación y sentado en su mesita de estudio contó los ingresos de un dinero que le había regalado su abuela, más el dinero que le habían dado sus papás. Dividió  gastos para los chuches y echó sus ahorros en la hucha.

 

Pasadas unas semanas Miqueas ahorró el dinero suficiente y se fue a la tienda con su madre a comprar su ansiado osito de peluche.

 

Dormido, abrazado a su peluche Miqueas aprendió acerca del valor del ahorro.

 

Autora: María Abreu

En casa del sabio hay riquezas y perfumes, pero el necio gasta todo lo que tiene. (Proverbios 21: 20)


 



PROXIMA → INICIO

SUSCRÍBETE

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Sports

Cuentos por categorías

m

Visita feliz