Seguir por correo electrónico

.

domingo, 17 de mayo de 2020

jueves, 14 de mayo de 2020

lunes, 11 de mayo de 2020

EL HIJO BURLADOR Y EL SABIO




EL HIJO INGENUO Y EL FALTO DE CORDURA




sábado, 9 de mayo de 2020

EL NIÑO QUE NO SABÍA AHORRAR – Enseña a tus hijos a ahorrar - Cuento corto



Con la vista muy atenta Miqueas miraba un osito de peluche en el escaparate de la tienda de juguetes.

_ ¡Mami cómprame ese peluche! _ ordenó Miqueas con apenas 6 años de edad.

_ Hijo te he dicho que no hay dinero suficiente para comprar ese peluche – explicó la madre.

......
.....
_ ¡Sí, cómpramelo, lo quiero ahora! _ vociferó Miqueas dando pataletas.

_ ¡Te he explicado que no tenemos dinero suficiente! _ dijo la madre agarrándolo de las manos para llevárselo de regreso a casa.

Ya en casa Miqueas entre llantos continuaba diciéndole a su madre que quería ese osito de peluche para dormir con él.

Al escuchar esto, la madre con mucha ternura se sentó en el sofá con Miqueas y le explicó:

_ Te regalaré una hucha para que ahorres dinero y te lo puedas comprar.

_ Pero… ¿Cómo puedo ahorrar mamá? _ preguntó Miqueas con cierta preocupación.

_ Primero tienes que aprender a dividir el dinero que te dan tus papás. De ahí, gasta 50 céntimos para chuches y ahorra 50 céntimos para la hucha. A todo esto, se le llama ingresos, gastos y ahorros_ explicó la madre.

_ ¡De acuerdo mamá! ­_ expresó Miqueas muy contento porque por primera vez iba a aprender a ahorrar.

Segundos después fue a su habitación y sentado en su mesita de estudio contó los ingresos de un dinero que le había regalado su abuela, más el dinero que le habían dado sus papás. Dividió  gastos para los chuches y echó sus ahorros en la hucha.

Pasadas unas semanas Miqueas ahorró el dinero suficiente y se fue a la tienda con su madre a comprar su ansiado osito de peluche.

Dormido, abrazado a su peluche Miqueas aprendió acerca del valor del ahorro.

Autora: María Abreu
En casa del sabio hay riquezas y perfumes, pero el necio gasta todo lo que tiene. (Proverbios 21


miércoles, 6 de mayo de 2020

EL PRINCIPIO DE LA SABIDURÍA

<![endif]-->
Con la vista muy atenta Matías miraba a aquel pintor maestro trazando con precisión su majestuoso dibujo.
_ ¡Estos trazos son una obra maestra! – decía el maestro dibujando sobre el papel.


El discípulo miraba atentamente sin mediar palabra porque no salía de su asombro mirando el dibujo del maestro.
Sin apartar la vista del lienzo el maestro preguntó al discípulo:
_ ¿Qué te parece el dibujo?
_ ¡Impresionante! _ respondió el discípulo.
_ ¡Mmm! ¿Sabes cuál es el primer principio? _ preguntó el maestro.
El discípulo creyendo que tenía una vista fina para apreciar un buen principio respondió:
_ ¡Unos trazos firmes, fuera de lo común!
_ ¿Ese es el primer principio? _ preguntó el maestro con la mente libre de distracciones.
Acto seguido comenzó a escribir con tinta sobre el papel:
_ El primer principio es buscar y servir a Dios con reverencia.  Esa reverencia te hace ser sabio, porque no hay sabiduría, no hay consejo por encima de Dios.

Autora: María Abreu

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. (Proverbios 1:7)

Amiguito, amiguita en este versículo la palabra temor no se refiere a miedo, sino que para ser sabio e inteligente debes servirle a Dios en obediencia. Porque Dios es quien da la sabiduría.



← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

Síguenos

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Sports

Síguenos en Facebook

Cuentos por categorías

m

Visita feliz