Seguir por correo electrónico

.

jueves, 27 de febrero de 2014

EL POLLITO DESOBEDIENTE


En un bonito gallinero vivía una gallina con sus seis pollitos, pero uno de ellos era muy desobediente. Una tarde la gallina salió de paseo con todos sus pollitos y antes de cruzar la calle dijo:

_ ¡Miren para ambos lados antes de  cruzar!

El pollito Tomasito no hizo caso a su madre y mientras cruzaba vio un coche que se acercaba a gran velocidad así que corrió asustado a la acera para evitar ser atropellado.

Por suerte sólo perdió algunas plumitas por el ímpetu del viento.

Luego llegaron al gallinero y mamá gallina se puso a preparar la cena. Al pollito Tomasito le llamaba mucho la atención el fuego, por lo que la madre le advirtió:

_ ¡Tomasito no te acerques mucho al fuego porque te puedes quemar!

Pero el pollito Tomasito como era muy desobediente se acercó demasiado y se le quemó un dedito de la patita. La mamá gallina le escuchó piar de dolor y fue a curarle.

Pasaron unos días y el pollito Tomasito como era un poco inquieto estaba aburrido y se acercó a su mamá  preguntando:

_ ¿Puedo ir a la finca a buscar lombrices?

_  ¡Hijo, está nublado y parece que va a caer una tormenta!  ¡Mejor ve mañana! _ respondió la madre.

_ ¡No lloverá mamá!_ dijo el pollito Tomasito.

 Y desobedeciendo una vez más, agarró una bolsita, se la puso en el cuello y se marchó a la finca.

Allí con su piquito comenzó a atrapar lombrices de diferentes tamaños y las iba guardando en su bolsita.

Pero mientras intentaba atrapar una lombriz que se enterraba en la tierra, escuchó el estallido de un trueno y luego vio un relámpago en el aire. Sus plumitas se le erizaron porque comenzó a caer una gran tormenta.

Como el pollito Tomasito sabía que el agua y los rayos le podían quitar la vida, rápidamente se subió a una roca y encontró refugio en una pequeña cueva. Allí dentro piaba por haber desobedecido a su madre.

La noche avanzaba y el pollito Tomasito comenzó a temblar de frío y a estornudar. En ese momento pensó:

_ ¡Creo que me he resfriado con el frío! 

Las horas seguían pasando y cuando ya había amanecido, el pollito Tomasito se despertó con mucha fiebre, con decaimiento y con sus plumas erizadas.

Se sentía tan mal de salud que en medio de su lamento dijo:

_ ¡Este es el fin de mi vida!



Dicho esto, cayó boca arriba, estiró las patitas, giró su cabecita y sus ojitos se cerraron.

En ese momento llegó mamá gallina y con su pico lo agarró por las patitas y se lo llevó al gallinero. Allí lo abrigó bajos sus alas y lo curó.

Pasaron algunas horas hasta que el pollito Tomasito despertó y bajo las alas de mamá gallina sacó la cabecita y pensó:

_ ¡A partir de ahora, obedeceré a mi madre para que todo me vaya  bien en la vida!

Autora: María Abreu

Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. ( Efesios 6:1-3)


El esqueleto sediento

Un esqueleto lleno de polvo caminaba en medio del desierto empujado por un alma viviente  en busca de un manantial de vida.
Mientras caminaba lo perseguía un lobo babeando saliva esperando a que desmayara para comérselo. Y cada vez que lo veía cansado le susurraba:
­_ No podrás continuar, estás cansado, échate a dormir.


Más adelante, un cuervo en vuelo dejó caer una piedra, el esqueleto tropezó con ella y cayó al suelo. Entonces miró hacia adelante, se levantó despacio y continuó su camino desafiando la tormenta de arena.
Minutos después, una serpiente con su lengua venenosa le decía:
_ Será mejor que mires hacia atrás y vuelvas al polvo de donde saliste, éste camino es muy largo. ¡No lo lograrás! ¡No…. no lo lograrás!
Pero el esqueleto cansado de escuchar las palabras negativas de las mentes mediocres, los venció con su espíritu luchador.
Y mientras continuaba su camino, un sonido rompió su silencio y al levantar la vista vio los rayos del sol que se multiplicaban y bailaban con el sonido del  agua.
_ ¡Sí, es el manantial de agua viva! _ gritó mientras corría. Y al llegar se agachó y bebió satisfaciendo toda su sed.
Segundos después, el agua limpia y cristalina con sus rayos de luz comenzó a agitarse y al saltar hacia arriba mojó al polvoriento esqueleto y lo convirtió en un hermoso hombre dándole la vida que anhelaba.

Autora: María Abreu
Pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en una fuente de agua que brota para vida eterna. ( Juan 4:14)





Ponle nombre a tu sueño



El día pintaba un paisaje maravilloso donde se podían observar pequeñas montañas verdes con diferentes árboles y plantas. Más abajo se veía un caballo marrón tumbado en la hierba cerca de una pequeña casa de madera. Ahí vivía el niño Miguelito con su padre, el cual se ganaba la vida trabajando la tierra. Una tarde llegó cansado, y entrando en la casa llamó a su hijo preguntándole:

_ Hijo mío, la vida es muy dura, por eso me gustaría saber qué quieres ser de mayor.

_ Dame unos minutos_ respondió Miguelito.


Se marchó a su habitación, sacó lápices de su humilde estuche y en una hoja de cuaderno hizo un dibujo, luego volvió al salón y se lo entregó al padre. 

_ ¡Muy bonito! ¡Sólo espero que sea un simple dibujo!

_ ¿Por qué dices eso padre? ¡Es lo que sueño ser cuando sea mayor!

_ Pero hijo, siempre hay que soñar con cosas que se puedan alcanzar. Vuelve a tu habitación y dibuja algo que esté dentro de nuestras posibilidades.

Miguelito tristemente volvió a su habitación e intentó hacer otros dibujos. Pero como tenía muy claro cuál era su sueño, agarró nuevamente su primer dibujo lo coloreó y le puso nombre: dentista.

 Minutos después regresó al salón  y se la entregó al padre. Éste muy molesto le dijo:

_Le has puesto un nombre y lo has coloreado, pero es el mismo dibujo. Sabes muy bien que vivimos de la agricultura y  con el dinerito que ganamos no nos alcanza para pagarte esa carrera.

Miguelito le miró tristemente y le respondió:

_ Todo lo que observas a tu alrededor es el fruto del sueño de alguien! No robes mi sueño por  miedo a no poder ayudarme.

Entonces el padre se levantó del asiento, tiró el dibujo al suelo y se marchó. Pero Miguelito nunca renunció a su sueño, ni se olvidó del ratoncito Pérez ya que le premiaba si se le caía un diente.

Pasaron los años y Miguelito por su esfuerzo obtuvo muy buenas notas y consiguió una beca para estudiar en la universidad. Por tal motivo se trasladó del pueblo a la ciudad. Después de un tiempo al terminar la carrera universitaria construyó su anhelada clínica dental logrando ser un reconocido y respetado dentista.

Se sentía un hombre feliz por haber alcanzado su sueño. Además disfrutaba cuando recibía la visita del ratoncito Pérez que traía pequeños cofres de colores para guardar en ellos los dientes de leche de los niños que iban a la clínica.

Pero como siempre, echaba de menos a su padre y una tarde le llamó para que fuera a la ciudad a visitarle, éste felizmente llegó, le abrazó y le dijo:

_ ¡Hijo, perdóname! Me has demostrado que con valor y esfuerzo se puede lograr cualquier sueño.

Autora: María Abreu

Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma (Santiago 2:17)


← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

v

Cuentos por categorías

Páginas vistas en total

Seguidores

Visita feliz