.

sábado, 27 de noviembre de 2021

NO TE QUEJES TANTO BURRO

A paso lento cruzaba el burro un riachuelo con la leña sobre su lomo. Cansado y aburrido no dejaba de lamentarse por el peso de la carga:

_ «Hi-aaa, Hi-aaa»


 

Al caer la tarde, el burro se acostaba sobre las frescas hierbas para descansar; pero aún ahí seguía rebuznando su lamento:

_ «Hi-aaa, Hi-aaa»

Un gusanito cansado de escuchar los lamentos del burro, arrastrándose por el suelo se acercó a decirle:

_ No te quejes tanto por tu destino. A mí me gustaría caminar, saltar, cruzar los riachuelos, sin embargo, mi vida es arrastrarme por el suelo corriendo el riesgo de que alguien me pise y me aplaste.

_ ¡Amigo es difícil vivir con cargas todos los días! _ explicó el burro.

_ ¡Tenemos que aprender a llevar nuestro destino con alegría y optimismo; porque si no lo hacemos seremos infelices toda la vida! _ explicó el gusanito.

Autora: María Abreu

 

 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío. (Salmos 42:5)



ASÍ ES MARÍA – CORRIÉNDOLE AL ABURRIMIENTO

En una casita muy bonita, ubicada en un pequeño pueblo, vive María con sus dos pequeñas mascotas, el ratón y el gorrión. También, en el mismo pueblo cerca de la casa de María vive el granjero Marcos.

María es una chica simpática y alegre, pero muchas veces se queja de que se siente aburrida y sola.

El pequeño ratón cansado de las quejas de María se acercó para aconsejarle:

_ ¿Qué te parece si vamos a visitar al granjero Marcos, quizás te invita a una cena? ¡De esa manera se te quitará la soledad y el aburrimiento!

_ ¡No lo sé, ese chico me parece muy tímido!

_ Si no te acercas a él no lo sabrás. Así que…, tengo un plan, para que conozcas a Marcos _ explicó el ratón dándole una pelota en las manos.

María cogió la pelota y un poco confundida aceptó el plan.

 Salieron a la calle y el ratoncito subido en el hombro de María oculto entre su larga y abundante cabellera iba dándole ideas.

_ ¡Observa, allá está Marcos sentado en el balcón de su casa, lanza la pelota para que se acerque y te la devuelva!

María lanzó fuertemente la pelota golpeándolo en la cabeza.

_ ¡Lo he matado, lo he matado! _ gritaba muy angustiada al ver que Marcos había caído al suelo.

Rápidamente corrió en su auxilio y agarrándole por la cabeza le preguntó:

_ ¿Estás bien?

Marcos, desde el suelo, la miró con sus hermosos ojos azules y con una dulce sonrisa le dijo:

_ ¡No sabía que lanzabas tan fuerte!

En ese instante, María con una tímida sonrisa se acomodó el pelo dejando al ratón al descubierto. Marcos al verlo exclamó sobresaltado:

_ ¡Tranquila! ¡Yo me ocupo de este ratón! ¡No te pongas nerviosa!

El ratón, al ver que éste amenazaba con matarlo con uno de sus zapatos dio un salto y comenzó a correr.

Marcos corría detrás del ratón y María detrás de Marcos gritando:

_ ¡No por favor!  ¡No le hagas daño!

_ ¡Quédate atrás, no te acerques! _ vociferaba Marcos con mucho empeño en atrapar y matar al ratón.

_ ¡No le hagas daño, es mi amigo! _ gritaba María angustiada.

El ratón que corría a toda prisa al escuchar las palabras de María se detuvo y mirando para atrás vio que Marcos había parado de correr.

Entonces, caminó lentamente hacia Marcos y acercándose le ordenó: 

_ ¡Préstame tu pañuelo, necesito secarme el sudor!

Éste asombrado se agachó y le entregó el pañuelo. Entonces el ratón se secó todo el cuerpo incluyendo la colita dejando a Marcos con la boca abierta de asombro.

_ ¡Muchas gracias por tu amabilidad! _ expresó María interrumpiendo la admiración de Marcos.

_ ¡De nada! _ dijo Marcos y dando la espalda se marchó.

_ Vaya, tanto esfuerzo y éste se marcha sin invitarte a cenar y ni siquiera a dar un paseo_ señaló el pequeño ratón en medio de una gran frustración.

_ ¡Otro día será! _ expresó María marchándose a casa.

 Continuará....

Autora: María Abreu

 

Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor. (1 Corintios 13:13)

 

 

 



LA PRINCESA PRESUMIDA - Cuento corto

En un gran castillo vivía una joven princesa que todos los días miraba en el espejo sus ojos verdes, su largo pelo negro y su cuerpo escultural. Era consciente de su belleza y le preocupaba mucho envejecer; por eso vivía obsesionada con ponerse cremas antiarrugas dos veces al día.



Hasta que un día cansada de las cremas y los tratamientos de belleza; llamó a uno de sus consejeros para que le diera alguna idea para no envejecer y éste le dijo:

_ Hay un árbol que a las 12:00 en punto de la noche, en su copa nace una hermosa flor blanca y aquél que logre agarrarla podrá pedir cualquier deseo y le será cumplido.

_ ¿Y cómo se llama ese árbol? _ preguntó la princesa.

_ ¡Es el bambú! _ respondió el joven consejero.

_ El bambú no tiene flores_ expuso entre dudas la princesa.

_ Sí que la tiene, pero es un gran misterio_ susurró el joven consejero.

_ Entonces llévame a ese lugar para pedir mi más anhelado deseo_ indicó la princesa.

Y así lo hicieron, cada noche montados a caballo iban al bosque y la princesa sentaba en el suelo no apartaba la vista del bambú para ver el nacimiento de la blanca flor.

Pero conforme iban pasando los meses la princesa se desesperaba y lloraba con la cabeza recostada en el tronco del bambú; porque a las 12:00 de la noche la blanca flor nunca aparecía.

El joven consejero viendo el sufrimiento de la princesa se acercó y con voz dulce le dijo:

_ Princesa, es hora de irnos al castillo.

_ No me quiero ir. ¿No ves que van pasando los años?  ¡Me saldrán arrugas, me dolerá la cadera y no podré usar tacones; todo por la vejez! _ decía la princesa entre lágrimas.

_ No te preocupes por la vejez y si llega, acéptala de una manera natural dando gracias a Dios por todo lo vivido explicó el joven consejero.

La princesa guardó silencio por unos segundos y mirando al joven consejero le dio un beso pidiéndole que se casara con ella y vivir juntos todos los días de su vida, incluso en la vejez.

 

Autora: María Abreu

 

La gloria de los jóvenes radica en su fuerza; la honra de los ancianos, en sus canas. (Proverbios 20:29)



jueves, 23 de septiembre de 2021

PEPPA PIG Y EL CONEJITO FITO ENTRE LA TRISTEZA Y LA ALEGRÍA - Cuento corto

Una tarde de verano Peppa Pig había ido al bosque a visitar al conejito Fito. Mamá y papá conejo aprovecharon la ocasión para llevarlos de paseo por el bosque.

Cuando iban caminando Peppa Pig y el conejito Fito vieron a su derecha una casa grande con luces de diferentes colores.

 

Era la casa de la alegría, donde se escuchaban, ruidos, cantos, gritos, y risas sin parar.

Peppa y Fito atraídos por la casa de la alegría quisieron entrar corriendo, pero papá conejo agarrándolos por la mano les explicó:

_ No entren Fito y Peppa, porque la alegría sin moderación lleva a la travesura y también a la locura.

Continuaron caminando contemplando los árboles y las aves del bosque, pero de pronto y a la izquierda, Fito y Peppa fijaron su mirada en la casa de la tristeza, ésta estaba cubierta por la sombra de unos viejos árboles y una gran nube negra.

Con mucha curiosidad, por la casa de la tristeza, Peppa y Fito quisieron entrar, pero mamá coneja tomándoles de la mano les reveló:

_ No entren pequeños. Esa casa está llena de quejas, llantos, desdichas, miserias y lamentos, por todos los problemas de la vida.

_ ¿Entonces, para dónde voy? _ preguntó el pequeño conejito desorientado.

_ Hijo, sigue caminando por el camino de la templanza. Ella, la templanza, mira las alegrías de la vida sin hacer locuras y contempla las tristezas sin caer en la depresión _ explicó mamá coneja.

Con el equilibrio de la templanza, Peppa Pig y el conejito Fito continuaron su camino sin desorientarse.

Y pasaron la tarde jugando y disfrutando bajo los radiantes rayos de la luz del sol.

 

Autora: María Abreu

 

Mas el fruto del Espíritu es templanza; contra tales cosas no hay ley. (Gálatas 5:22-23)

....


viernes, 17 de septiembre de 2021

CAPERUCITA ROSA – Cuento corto

Saray era una niña que le encantaba ponerse una capa color rosa con una capucha para protegerse del frío cuando iba al bosque a visitar a su abuela.

Una tarde la madre la mandó al bosque a llevarle una sopa caliente a la abuela y le advirtió de que no hablara con desconocidos.

 

Cuando caperucita rosa caminaba por el bosque se le acercó un lobo amablemente y le preguntó:

_ ¿Para dónde va esa niña tan bonita con esa capa rosa?

Caperucita rosa olvidando el consejo de su madre le respondió:

_ Voy a llevarle esta sopa caliente a mi abuela que vive por aquí cerca.

_ ¿Puedo acompañarte?  _ preguntó el lobo.

Justo en ese instante caperucita rosa se acordó del consejo que le había dado su madre de que no hablara con desconocidos. Y fijándose en su cara le respondió:

_ ¡No gracias! Y continuando su camino se alejó del lobo.

Más tarde, cuando caperucita rosa llegó a la casa encontró a la abuela acostada en la cama y le preguntó:

_ Abuelita qué ojos tan grandes tienes.

_ Son para verte mejor- respondió el lobo dulcemente.

_ Abuelita, ¡qué nariz tan grande tienes!

_ Es para olerte mejor _ susurró el lobo suavemente.

_ Abuelita, ¡qué orejas tan grandes tienes!

_ Son para oírte mejor _ dijo el lobo amablemente.

Abuelita, no preguntaré qué boca más grande tienes, porque sé perfectamente, que eres el lobo que me encontré de camino.

Dicho esto, caperucita rosa agarró la sopa  caliente y se la lanzó a la cara al malvado lobo. Este entre aullidos y con la cara roja por la quemazón, salió corriendo de la casa de la abuela a las profundidades del bosque.

Enseguida, caperucita rosa buscó a la abuela por toda la casa hasta que la encontró en el baño atada de pies y manos.

Luego de haberla desatado, caperucita rosa abrazó a su abuela comprendiendo la importancia de obedecer a mamá y a no confiar en un extraño.

Autora: María Abreu

 

Hijo mío, escucha las correcciones de tu padre y no abandones las enseñanzas de tu madre. (proverbios 1:8)



sábado, 31 de julio de 2021

El conejito Fito entre la alegría y la tristeza

El conejito Fito caminaba con us padres por el centro del bosque  y de pronto a su derecha ve una casa grande con muchas luces.

Era la casa de la alegría, ahí se escuchaban, ruidos, cantos,  júbilos,  gritos, y risas sin parar. 

El conejito Fito atrido por la alegría quiso entrar a la casa, pero papá conejo tomándolo de la mano le explicó:

_ Fito, no entres. La alegría sin moderación va de la mano de la travesura y sus pasos conducen a la locura.

Continuaron caminando y a la izquierda, el conejito Fito vio la casa de la tristeza cubierta por unas nuves negras.

El pequeño conejito quiso entrar, pero mamá coneja tomándole de la mano le explicó:

_ No entres Fito. La casa de la tristeza está llena de quejas, llantos, desdichas, miserias y lamentos por los problemas de la vida.

_ ¿Entonces, para dónde voy? _ preguntó el pequeño conejito.

_ Sigue caminando por el camino de la templanza, ella mira las alegrías de la vida sin hacer locuras y las tristezas sin caer en depresión.

Con este equilibrio impedirás que tus pasos se desorienten mi pequeño Fito.

 

Autora: María Abreu

 

Mas el fruto del Espíritu es templanza; contra tales cosas no hay ley. ( Gálatas 5:22-23)

 



viernes, 16 de julio de 2021

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE DE MARCOS DE 0 A 3 AÑOS

ADQUISICION DEL LENGUAJE DE MARCOS DE 0 A 11 MESES

 

De 0 a 3 meses emite sonidos con su garganta

·         Hace sus primeros gorgojeos



·         Emite sus primeras vocales: au, au- au

 

   De 4 meses

·         Sonidos vocálicos y consonánticos

·         Emite ruidos con su garganta

·         Ma- ma

·         Pa- pa

 

  De 5 meses

·         Sonidos vocálicos y consonánticos

·         Emite ruidos con su garganta

·         Ma- ma

·         Pa - pa

 

 De 6 meses

·         Sonidos vocálicos y consonánticos

·         Emite balbuceos

·         Ta - ta

·         Ma - ma

·         Pa - pa

 

 De 7 meses

·         Sonidos vocálicos y consonánticos

·         Comprende el no

·         Emite balbuceos

·         Trata de repetir algunos sonidos

·         Ta -ta

·         Ma- ma

·         Pa- pa

 

  De 8 meses

·         Sonidos vocálicos y consonánticos

·         Trata de repetir algunos sonidos

·         Comprende el no

·         Emite balbuceos

·         Etá - etá- etá

·         Rrrrrrr

 

 De 9 meses

·         Sonidos vocálicos y consonánticos

·         Trata de repetir algunos sonidos

·         Comprende el no

·         Emite balbuceos

·        Tata

·         Eté – eté - eté

·         Tis – tis - tis

 

 De 10 meses

·         Sonidos vocálicos y consonánticos

·         Trata de repetir algunos sonidos

·         Comprende el no

·         Emite balbuceos

·         Tatata - tatata

·         Eté- eté - eté

·         Tis - tis

 

  De 11 meses

·         Sonidos vocálicos y consonánticos

·         Trata de repetir algunos sonidos

·         Comprende el no

·         Emite balbuceos 

Tati, tati, tati


Finalmente éstas son las palabras que ha adquirido de 0 a 11 meses

Tati, tatatata, tis, tetá, etá,  eté, rrrrrr, Ñañañña,  prrrrr, brrrr, papapa, mamma, au.


 

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE DE MARCOS DE 12 A 24 MESES

De 12 a 24 meses

 Aparecen las holofrases.

 Comienza a usar otros sonidos de la lengua.

  Emite onomatopeyas (animales, transportes, etc).

 La pronunciación puede ser poco clara.

 Intenta imitar palabras sencillas

Más capacidad comprensiva que expresiva.

 

De  12   meses (Pronunciación poco clara) 

 Aay 

 

De    13 meses 

 She, va 

 

De     14 meses 

Allá, allá 

 

De    15 meses

 Nanana, dubi, etó, etó 

 

De   16 meses 

 Apá, paapa, maama

 

De  17 meses 

Dobi, dobi (Sonidos onomatopéyicos por primera vez: achí )

 

De   18 meses Pronuncia sin errores todas las vocales y los fonemas más sencillos

Pepa, ashu

 

 De 19 meses

Tete, tis, tis, tis (Tararea canciones por primera vez: A Ram Sam Sam )

 

De 20 meses

Ate, titao, titao  (Tararea canciones)

 

De  21 meses 

Vivi, halló, (Sonidos onomatopéyicos y tararea canciones) 

 

De  22 meses

Wi, wi, awi, awi

 

De  23 meses 

  Sí, papá, así

 

De  24 meses. Pronuncia las primeras palabras, con significado:

Mamá , papá,  agua,  hola, no, ga, gu

Más capacidad comprensiva que expresiva

 (sí a todo) ( imita sonidos de animales: Cua, cua, buuu, ) (Sonidos de transportes: pi, pi, rumm )

 Finalmente éstas son las palabras que ha adquirido de 12 a los 24 meses

 Aay , che, va, allá, nanana, dubi, etó´, apá, paapa, maama, dobi, achí, Pepa, agua, tete, tis, ate, titao, vivi, halló, Wi, awi, sí, papá. ga, gu, no, hola, mamá, asì


Al final de la etapa el vocabulario será de unas 50 palabras, aún puede cometer errores en la producción.

 

 

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE DE MARCOS DE 2 A 3 AÑOS

Sigue órdenes sencillas,

De 25 meses


 

 



miércoles, 16 de junio de 2021

EL CONEJITO FITO NO SABE PERDONAR _ Cuento corto

Una tarde de calor el conejito Fito caminaba por el bosque con sus orejas hacia abajo porque se sentía amargado.

Estaba decepcionado con los amigos porque le habían lastimado y ofendido. Y lleno de resentimiento cortó la amistad con todos eligiendo jugar solo.

Mientras el conejito Fito jugaba pateando una pelota, escuchó el canto del pájaro azul que anunciaba la llegada de una gran tormenta.


Ante este aviso todos los habitantes del bosque corrieron hacia la montaña para refugiarse dentro de unas madrigueras construidas entre unas rocas.

El conejito Fito y sus padres también se refugiaron en la madriguera. Una vez allí la conejita Alicia se acercó al conejito Fito ofreciéndole suaves plumitas para que acomodara una camita, pero éste no las aceptó.

Luego la liebre y el zorro también se aproximaron al conejito Fito pidiéndole algunas frutas, mas éste no se las dio.

Papá conejo, que observaba la actitud de su pequeño conejito decidió acercarse para preguntarle:

_ ¿Qué te pasa Fito? ¿Por qué estás actuando de esa manera con los demás?

_ ¡Porque me ofendieron y me lastimaron en el pasado! _ respondió el conejito Fito.

_ ¿Pero no te das cuenta de que tú también estás ofendiendo con tu actitud? Eso demuestra que es imposible caminar por la vida sin lastimar y sin ser lastimado.

Ante estas palabras el conejito Fito guardó silencio y papá conejo continuó diciendo:

_ Debes aprender a perdonar. El perdón es el mejor camino para alcanzar la paz interior porque te libera del rencor.

En ese mismo instante comenzó a caer la fuerte tormenta. La lluvia caía entre truenos, relámpagos y fuertes vientos, que soplaban con un gran silbido. Entonces el conejito Fito se acostó acurrucadito al lado de mamá y papá conejo.  

A la mañana siguiente la tormenta ya había pasado y todos los habitantes del bosque salieron de las madrigueras para disfrutar de los primeros rayos del sol sentados sobre las rocas.

El conejito Fito, viendo a sus amigos, se acercó para compartir frutas y verduras con ellos.

Con esta actitud el conejito Fito perdonó a los que les habían lastimado, y también pidió perdón por su actitud rencorosa y vengativa.

 

Autora: María Abreu

 

Porque si perdonareis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial. (Mateo 6:14)



PROXIMA → INICIO

SUSCRÍBETE

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Sports

Cuentos por categorías

m

Visita feliz