.

jueves, 22 de abril de 2021

LA NIÑA QUE LLORABA POR TODO - Cuento corto - Cuento para dormir

Sara es una niña amistosa y juguetona, pero llora por todo. Cada vez que su madre la lleva a la tienda a comprar calcetines Sara llora y hace rabietas porque quiere que le compren un osito de peluche.

_ Sara, ahora no podemos comprarlo. No tenemos dinero suficiente. Debemos esperar a final de mes _ declara la madre.

_ ¡Waa, waa! ¡Quiero el oso de peluche! _ replica Sara entre sollozos.

_ ¡No se llora por todo Sara! _ Le recrimina la madre, y agarrándola de la mano la saca de la tienda y la lleva a comer helados.


 

.... ....

En la heladería Sara intenta saltarse la fila porque no tiene paciencia para esperar su turno. La madre la agarra por los brazos y le explica:

_ ¡Espera turno Sara!

_ ¡Waa, waa!¡Quiero un helado!

La madre entristecida no le compra el helado y agarrándola por la mano se la lleva a casa.

Cuando llegan a casa, Sara ve a su hermanito jugando con su pelota de tenis y entra:

_ Waa, waa!  ¡Esa pelota es mía!

_ Sara, te he dicho que no llores por todo_ le reprocha la madre.

Y así era el día a día de Sara y su madre.

Hasta que llegó un momento en que la madre cansada de los gritos, las rabietas, zapateos y berrinches de su hija, decide tajantemente decirle que no se habla llorando. Que de esa manera no se consiguen las cosas.

Pero Sara al escuchar la explicación de su madre se pone a llorar:

_ ¡Waa, waa, waa!

_ Sara, si lloras no te entiendo; si me quieres decir algo, dímelo sin llorar.

..... ...

_ ¡Waa, waa! _ entre hipos y sollozos Sara intentaba decir algo, pero su madre la ignoraba completamente.

_ Si me quieres decir algo, dímelo sin hipos y sin llorar, porque llorando no te entiendo.

Ante las resistencia de la madre de no prestarle atención por decir las cosas llorando Sara se limpia la carita y le dice:

_ ¿Puedo merendar bizcocho de chocolate con mi hermanito?

_ ¡Claro que puedes hija! _ ¿Te das cuenta de que cuando pides las cosas sin llorar se te entiende perfectamente lo que me quieres decir?

_ Sí, mamá_ respondió Sara con una dulce sonrisa.

 Desde ese día Sara dejó de decir las cosas llorando, porque si lo hacía sabía que su madre y su hermanito la ignorarían completamente.

 

 

Autora María Abreu

Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.  (Jeremías 1:7)



← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pon tus comentarios

SUSCRÍBETE

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Sports

Cuentos por categorías

m

Visita feliz