Seguir por correo electrónico

.

lunes, 3 de junio de 2019

EL CHIQUILLO CURIOSO

Yo miraba el cristal de la fuente sobre el agua 
 
Una hoja en la superficie de vidrio caía
 
El agua mojaba toda la faz de su rostro
 
Una simple hoja seca, parece que dormía. 
 
A mi lado un chiquillo de rostro muy hermoso 
 
A rastras sus pasos con lentitud se movía. 
 
Torna la vista en dirección la lanza a mis ojos 
 
-¿Qué es lo que miras?- Oí cómo intrigado decía. 
 
Chiquillo curioso, balbuceó el alma mía 
 
Con cuatro añitos, ya te preocupa la vida. 
 
-Solo miro esa hoja, débil, pequeña y vencida,
 
que sobre el agua parece luz amanecida. 
 
La tiernecita mano sobre la fuente irrumpe 
 
toma la hoja, y con gran tristeza descubre: 
 
-Papi, me has engañado, no es cierto que esté seca 
 
la hojita caída. Está mojada, mojadita. 
 
Entonces sobre el niño se posó mi mirada,
 
-Bendita cabecita por Dios iluminada. 
 
Por eso en este día retorna a mi memoria 
 
La parte más tierna de aquella lejana historia. 
 
Sigo mirando sobre la fuente de las aguas 
 
Las formas en que caen las hojitas del alma.
Pablo Reyes



PROXIMA → INICIO

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pon tus comentarios

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Cuentos por categorías

m

Visita feliz