.

sábado, 31 de julio de 2021

El conejito Fito entre la alegría y la tristeza

El conejito Fito caminaba con us padres por el centro del bosque  y de pronto a su derecha ve una casa grande con muchas luces.

Era la casa de la alegría, ahí se escuchaban, ruidos, cantos,  júbilos,  gritos, y risas sin parar. 

El conejito Fito atrido por la alegría quiso entrar a la casa, pero papá conejo tomándolo de la mano le explicó:

_ Fito, no entres. La alegría sin moderación va de la mano de la travesura y sus pasos conducen a la locura.

Continuaron caminando y a la izquierda, el conejito Fito vio la casa de la tristeza cubierta por unas nuves negras.

El pequeño conejito quiso entrar, pero mamá coneja tomándole de la mano le explicó:

_ No entres Fito. La casa de la tristeza está llena de quejas, llantos, desdichas, miserias y lamentos por los problemas de la vida.

_ ¿Entonces, para dónde voy? _ preguntó el pequeño conejito.

_ Sigue caminando por el camino de la templanza, ella mira las alegrías de la vida sin hacer locuras y las tristezas sin caer en depresión.

Con este equilibrio impedirás que tus pasos se desorienten mi pequeño Fito.

 

Autora: María Abreu

 

Mas el fruto del Espíritu es templanza; contra tales cosas no hay ley. ( Gálatas 5:22-23)

 



← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pon tus comentarios

SUSCRÍBETE

Páginas vistas en total

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

Sports

Cuentos por categorías

m

Visita feliz