Seguir por correo electrónico

.

jueves, 27 de febrero de 2014

El esqueleto sediento

Un esqueleto lleno de polvo caminaba en medio del desierto empujado por un alma viviente  en busca de un manantial de vida.
Mientras caminaba lo perseguía un lobo babeando saliva esperando a que desmayara para comérselo. Y cada vez que lo veía cansado le susurraba:
­_ No podrás continuar, estás cansado, échate a dormir.


Más adelante, un cuervo en vuelo dejó caer una piedra, el esqueleto tropezó con ella y cayó al suelo. Entonces miró hacia adelante, se levantó despacio y continuó su camino desafiando la tormenta de arena.
Minutos después, una serpiente con su lengua venenosa le decía:
_ Será mejor que mires hacia atrás y vuelvas al polvo de donde saliste, éste camino es muy largo. ¡No lo lograrás! ¡No…. no lo lograrás!
Pero el esqueleto cansado de escuchar las palabras negativas de las mentes mediocres, los venció con su espíritu luchador.
Y mientras continuaba su camino, un sonido rompió su silencio y al levantar la vista vio los rayos del sol que se multiplicaban y bailaban con el sonido del  agua.
_ ¡Sí, es el manantial de agua viva! _ gritó mientras corría. Y al llegar se agachó y bebió satisfaciendo toda su sed.
Segundos después, el agua limpia y cristalina con sus rayos de luz comenzó a agitarse y al saltar hacia arriba mojó al polvoriento esqueleto y lo convirtió en un hermoso hombre dándole la vida que anhelaba.

Autora: María Abreu
Pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en una fuente de agua que brota para vida eterna. ( Juan 4:14)





← ANTERIOR PROXIMA → INICIO

,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

TE GUSTARON LOS CUENTOS?

v

Cuentos por categorías

Páginas vistas en total

Seguidores

Visita feliz